DIVAGACIONES MUSTIO. Nota: Este libro se transcribió exactamente igual al original, respetando la ortografía y la redacción utilizadas en la época.


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "DIVAGACIONES MUSTIO. Nota: Este libro se transcribió exactamente igual al original, respetando la ortografía y la redacción utilizadas en la época."

Transcripción

1 DIVAGACIONES MUSTIO Seudónimo de LUIS MARÍA HERNANDEZ 1890 Nota: Este libro se transcribió exactamente igual al original, respetando la ortografía y la redacción utilizadas en la época.

2 No abrigo la presunción de ceñirse una corona, ni pasar por gran persona, por esta composición. Dejando la maña vieja, no escribo para lucir: que vine al mundo á vivir el juicio me lo aconseja. Y para ganarse el pan, según mandato divino, debe trabajar con tino cualquiera nieto de Adán. Doblegándose á la instancia de mi bolsillo vacío. que con tenaz desvarío me clama desde la infancia, Echo mis DIVAGACIONES á volar lejos de mí, tan sólo por ver si así lo lleno de patacones. Si hay acá en el suelo nuéstro personas de gran valía que tienen la Poesía por el hado más siniestro, También las hay que protegen

3 á los pobres soñadores que de fantásticas flores ricas guirnaldas se tejen. Usted es una de éstas, y mi audacia no le asombre, al ver al frente su nombre de mis estrofas modestas. No es excesivo, en verdad, el soltar una peseta, ni su bolsillo la aprieta en pró de mi humanidad. Placentero me sería dar regalado el folleto: asi el público discreto con más amor me leería. Pero es el caso, señor, de hallarme en grandes apuros por sólo los veinte duros que le debo al impresor. Medellín, Julio 1º. de 1890 EL AUTOR

4 MUSTIO El desborde de las pasiones, la mal entendida ambición y el interés pecuniario, han atribuído poderosamente en estos últimos tiempos á apagar en la juventud que se levanta el fuego del ingenio. El fermento político introducido hasta en la literatura; el desprecio á los estudios de los clásicos modernos; el deseo de sobresalir sin haber probado antes las fuerzas por medio de la meditación y del atento estudio del idioma, para obtener la debida corrección y lima tan necesarias en toda obra que aspira á larga duración; el poco conocimiento del hombre y de sus tendencias, de la naturaleza y de sus impresiones, y la carencia de multitud de ideas que son indispensables para el recto raciocinio, todo ha influído para que la poesía sea presuntuosa, pues la falta de originalidad realza los objetos con proporciones gigantescas. De aquí provienen los elogios que han cosechado la mayor parte de las producciones de la época actual, buenas en abstracto porque satisfacen las exigencias y aspiraciones del vulgo, que aplaude siempre todo lo afectado é hiperbólico, pero cuya belleza relativa es de vida transitoria. La literatura elevada y sencilla, sin ambages y rodeos, no puede estar jamás al alcance de la multitud, como tampoco puede perecer, porque lo bello, lo bueno y lo verdadero, cualidades del alma, son eternas como la fuente de donde dimanan. En nada se conoce más la falta de genio y buen gusto que en la exageración, pues el principal carácter de lo bello y de lo sublime es la sencillez, ha dicho un escritor, y es la verdad. Merced á esto el mal gusto se ha entronizado por todas partes, y la palabrería, la vaciedad y el prosaísmo aspiran á demoler el verdadero mérito, sin comprender que su triunfo es sólo momentáneo y aparente. Pero a pesar de tántos obstáculos como se oponen á la marcha próspera de la literatura, no han faltado ni faltan jóvenes que, sensibles á la voz del entusiasmo, unen á la profundidad del pensamiento y á la verdad del objeto que encierra, la espontáneidad y galanura en la expresión. Mustio pertenece al número de éstos. Quién que haya leído sus producciones y bañado su espíritu en las fuentes del dolor, no comprenderá fácilmente que ellas se han engendrado en una alma depurada por el infortunio? Quién al escuchar los acentos profundos de su corazón no entrevé al poeta removiendo hasta la más oculta fibra de la sensibilidad con sus recuerdos de ultratumba, iluminados con la fe y la esperanza de unirse tarde ó temprano al sér que vela en la insondable eternidad, y que fué acá en la tierra su compañera? Quién no siente los sollozos de su alma y comprende mejor y más bien la apoteosis del dolor?

5 Desde que tuvimos la fortuna de leer sus primeras composiciones, comprendimos que eran hijas de un corazón verdaderamente inspirado, porque dejó en nosotros una impresión grata y cierta emoción indefinible. Sus producciones reunen en abstracto dos cualidades importantísimas, compatibles entre sí porque convergen á un mismo centro: el espiritismo y la melancólica ternura de quien ha visto frustrarse esperanzas cuando apenas comenzaba á acariciarlas; cuando los dorados sueños de su juventud se presentaban á su vista, no yá aéreos y diáfanos, sino palpables y tiernos. Al duro choque de la adversidad que sublima sus inspiraciones. Mustio nació á la vida de los recuerdos, y los preludios de sus cantos lo han colocado en el rango de los poetas que decoran á Colombia. Acaso no faltarán personas que nos tachen de exagerados, y mucho más tratándose de un joven que se halla en la flor de la juventud, cuando no encubran nuestras palabras algún interés mezquino. Nos queda la satisfacción de haber expresado una idea de sinceridad, apoyados en mejores opiniones. En unos ha predominado bastante el favoritismo, que predomine en nosotros la justicia, y lo que no podamos hacer hoy lo haremos mañana y el verdadero valer tarde ó temprano tendrá su recompensa. A pesar de la impresionabilidad inherente á la naturaleza humana de todo cuanto nos rodea, los objetos toman mejor forma y se hallan más animados cuando son personificados con los atributos propios del hombre. Es porque cuando el poeta está verdaderamente poseído de una idea, transmite la misma sensación á los que escuchan ó leen sus inspiraciones, la emoción no se hace esperar, y lo que tal vez era pálido adquiere para nosotros su verdadera grandeza. Tál sucede con las producciones de Mustio. A la emoción profunda de los afectos, revestidos con las impresiones que recibe de la Naturaleza. Mustio abre siempre sus labios á la inspiración de la verdad. Los olores balsámicos de las flores le vienen con recuerdos de ultratumba y entonces invoca la Religión que, reguladora de las acciones del hombre, brinda el bálsamo de la esperanza, á la amarga decepción; la fe que engrandece, á la duda que anonada; al egoísmo impasible, la caridad que templa y enjuga el llanto. Religión que, emanada de su autor divino al expirar triunfante en el Calvario, encierra una idea nueva, acaso incompatible con nuestra independencia y albedrío, pero que entraña una enseñanza sublime llena de caridad y unión benéfica: amor al prójimo. El hombre anhela comprenderlo todo, penetrar en los secretos de la naturaleza visible, y, remontándose más allá de lo finito, pretende sondear de lo futuro los arcanos de la vida, y guiado solamente por la razón, halia la duda y el desorden, la confusión y el caos, y, bastante soberbio para declararse impotente, termina por la jactancia atea. Entonces los partos de su ingenio se muestran desnudos, sin hilación, porque falta la fe que ilumina, el sentimiento religioso que ennoblece y la esperanza que fortifica.

6 Mustio ha ensayado varios temas, y acaso haya dejado vagar la mente indecisa por los verjeles de su fantasía. Acaso también el orgullo humano y las divergencias en las apreciaciones por razón de las categorías, presentaron su musa bajo una nueva faz. En tiempos como los nuéstros en que se levantan ídolos hoy para demolerlos mañana, con el mismo entusiasmo con que los enaltecieron; cuando tantos progresos se ha hecho en el sentido de la maledicencia y la hipocresía; cuando el egoísmo impuro pretende apagar el fuego del sentimiento; cuando la avaricia sórdida se olvida hasta del dolor, cuando la inquietud toca á las puertas de los corazones, es muy conveniente dirigir el dardo de la inspiración satírica contra las pasiones que más degradan y envilecen. En cuanto al artículo DIVAGACIONES, que ha inspirado estas consideraciones generales, no nos detendremos á detallarlo para dar á conocer su importancia. Basta decir que son lucubraciones de un cerebro que tiene siempre presente el dolor como un bien y la muerte como una esperanza. En él encuentran los más bellos pensamientos, profundos y aun incomprensibles para la generalidad de los lectores, pensamientos que el tiempo decifrará, unidos á la forma más adecuada al objeto. Tan inteligente como modesto, Mustio es hijo de sus obras, y muy joven todavía su vida pertenece al porvenir. Mientras tanto diremos con el poeta del Rimac al dirigirse á Guillermo Matta: Nunca la fe de iluminarse cese! Cánta, poeta! Tu destino es ese! Medellín, Junio de 1890 ALEJANDRO CÁRDENAS R. DIVAGACIONES Composición leída en el Liceo de La Esperanza, y dedicada á mis estimables amigos Manuel A. Balcázar y Luis M. Tirado P. La tentación seduce; el juicio engaña; En los zarzales del camino deja

7 Alguna cosa cada cual; la oveja Su blanca lana, el hombre la virtud. V. HUGO, VERSIÓN DE A. BELLO I No sé por qué del corazón se vierte el puro aroma que en su fondo guarda, y mustia, como el árbol de la muerte, yace la flor que se mostró gallarda. Si todo cuanto vemos nos advierte que más ó menos en morir se tarda, no ambicionemos el placer que huye cuando su vida el corazón concluye. II Dulces recuerdos de mi edad de oro, que vi pasar cual ilusión divina, traedme la inocencia, ese tesoro que busca en vano el alma que declina. Que como antes escuche en blando oro la amada cantinela vespertina que entonaran las aves dulcemente al ver salir el sol en el Oriente. III Venid y mis tinieblas de amargura trocad en galas de esplendente día, y como entonces hoy suelte Natura su no aprendida y santa melodía. Sólo tormento el porvenir me augura tras esta larga noche de agonía

8 sin que una mano amiga, en mi quebranto, piadosa enjugue mi ardoroso llanto. IV Está remoto para mí ese Cielo que vi de cerca en mis primeros años; la Escala de Jacob se hundió en el suelo cuando apenas pisaba sus peldaños. De la santa oración bajo el consuelo vencer no puedo posteriores daños, y el dios de inexorable fatalismo me empuja de un abismo en otro abismo. V Edad de mi querida adolescencia baña mi cielo con tu luz de aurora, y que el ángel que guarda la inocencia me deje oír su música sonora. Suba de mi oración la confidencia al Sér increado á quien mi madre adora, que me place seguir tras los reflejos de un astro que distinguió yá muy lejos VI El astro de la fe que nos redime de las tinieblas que la duda crea, y el dón nos presta del amor sublime para triunfar del mundo en la pelea. Ese astro... pero nó! Mi alma se oprime al peso enorme de contraria idea... Huíd, recuerdos de mi edad pasad: todo es presente, el porvenir es nada.

9 VII El ave, más feliz que los humanos, el vuelo suelta y su canción entona, y sin pararse en pensamientos vanos, de soles y de estrellas se corona. Nosotros, inquiriendo los arcanos que á la Fe la razón nos eslabona, vemos llegar el tránsito postrero, sin dejar una luz por derrotero. VIII Tal vez muy pronto quedaré postrado bajo el peso fatal de mi destino, y en mi pobre sepulcro abandonado no alzará su plegaria el peregrino. El llanto de los ojos que he besado no bañará con su frescor divino el triste lecho de tostada arcilla en que apoye por siempre la mejilla. IX Pero cómo dudar! Es necesario que hasta la tumba en sus amores crea: yo vivo de su pecho en el santuario y soy la luz de su mejor idea. Ella es mi talismán, el relicario en que mi joven alma se recrea, y el delirio del bien que nos adora no pasa cual un lampo de la aurora.

10 X Vosotros sí!... Tal vez en consonancia con la suerte infelice que me arredra, montados en furor y en arrogancia querréis lanzarme la primera piedra. Y fuimos los amigos en la infancia, y vivimos aquí como la hiedra buscando en el gran olmo de la Historia cómo dejar un nombre, una memoria! XI Siguiendo acaso de Caín la ruta, mirando siempre un ojos inexorable, tomaré el amargor de la cicuta, tal vez yá no mortal, mas perdurable, y entre las sombras de escondida gruta veré pasar mi vida miserable, sin esperanza de cambiar en flores el silencioso erial de mis dolores. XII Desgraciado! y por qué? á cual delito debo el hondo sopor de mi desvelo? No tengo afrenta para errar proscrito del bello sol de mi nativo suelo: El amor es de Dios, y es infinito, y se remonta de la tierra al Cielo: y el corazón, lo mismo que los reyes, dieta á su antojo poderosas leyes. XIII Habla inflexible el corazón, y luégo

11 vacilan el honor y la conciencia: y yá perdido el ardoroso fuego en que antes hubo divinal esencia, Dios no se inclina ante el poder del ruego, y queda abandonada la existencia por un camino, al parecer, de flores, mas cubierto de sombras y dolores. XVI Ay! yo no sé. Me abruman los pesares, y me baño en efluvios de ambrosía: mi cerebro se irrita cual los mares al choque de mi loca fantasía; pero á veces adorno mis cantares con esa celestial melancolía que tuviera en mi amada adolescencia, de mi primer amor á la influencia. XV Dormí y, al despertar, un paraíso se abrió á mis ojos y salvé sus puertas; olvidé mi pasado y de improviso tornaron ay! mis ilusiones muertas. Dichoso hado, pues así lo quiso: hoy por las rosas del amor cubiertas están las soledades en que un día vagó sin una luz mi fantasía. XVI Inmutable la gran Naturaleza renueva en nuestro sér las impresiones, y al tacto de su mágica belleza

12 tornan á renacer las ilusiones. Arde en el seno que á apagarse empieza el delirio inmortal de las pasiones, y cruzan por la mente soñadora tristezas de la noche ó luz de aurora. XVII Hija la Humanidad de la Esperanza, siguiendo va su interminable huella, creyendo á cada nueva lontananza el astro ver de que su luz destella. Y muere, y torna á renacer, y avanza la soñadora Humanidad tras ella; y sólo en los idilios de la mente podemos ver su faz indeficiente. XVIII Esperanza! Sublime compañera de la familia del Edén proscrita: si eres de paz y amor la mensajera y al Cielo subes donde Dios habita, dile que no se extinga, que no muera el sér de que mi seno necesita, y alumbra para siempre mis tinieblas con esa luz con que mi mundo pueblas. XIX Yá estoy cansado de sufrir! Oh muerte! no labres más sepulcros en la senda que me trazara mi contraria suerte. Si de tanto dolor basta la ofrenda, y á la piedad el llanto te convierte,

13 no des más tiempo á tus crueldades rienda, ni á la amistad que me dispensa el Cielo sigan el odio y el rencor de Otelo. XX Angel de mis ensueños seductores, déjame ver tu luminosa frente, si tu diadema de fragantes flores no ha deshojado el mundanal ambiente. Oye, como antes, mi canción de amores al lampo de la luna transparente, y quédate dormida á las querellas de juveniles ilusiones bellas. XXI Vén, y tu luz derrama en torno mío en la nueva creación de mis ideales, y préstale á mis flores el rocío que brilla en tus pupilas virginales. Lloras? no llores! el dolor impío no mezcles á tus dichas eternales, ni anubles esa frente soberana en que dejó sus huellas la mañana. Medellín, Junio 7 de 1890 MUSTIO